waterfall, river, brook

Ninan Sunan Pap

Desde hace ocho años, la incertidumbre, el miedo y el fracaso ha llegado a la familia Martín. Su hija Raquelita seguía sin hablar. No conocen su voz y ya no saben qué hacer y a quién acudir.

En el hospital de La Paz de Madrid, ya le han dado el alta. Tras las miles de pruebas realizadas y todas ellas perfectas, ya no podían hacer más por ella. Conocían el cerebro de Raquelita a la perfección y era el gran misterio para todos los médicos del hospital. Todos sus órganos funcionaban perfectamente y ahora tocaba esperar a que un día hablara o no lo hiciera jamás.

Raquelita desde los seis años, escribe en una libreta las mismas palabras Ninan Sunan Pap pero no han logrado averiguar su significado. Se han recorrido todas las Universidades de España hablando con todos los Filólogos, para averiguar si puede ser parte de una lengua antigua o muerta, pero tampoco han tenido suerte.

Totalmente desesperados por no encontrar nada que les explique qué significan esas palabras o el motivo de que no hable, tomaron la decisión de dejar de investigar y disfrutar de su hija. Raquelita solo hace gestos con la cabeza para comunicarse con sus padres.  

Un lunes por la mañana, sus padres hablaron de  hacer una ruta de senderismo a la Cascada del Purgatorio, situada en la zona central de la Sierra de Guadarrama, Madrid. Nunca habían hecho una excursión así, porque siempre disfrutaban de la playa. Prepararon unos bocadillos, bebidas y se fueron a pasar el día los tres.

Según iban subiendo el puerto de Navacerrada, notaron a Raquelita ponerse algo más nerviosa. Comenzó a mirar el paisaje por la ventana. No dejaba de soltar suspiros y sonreír a la ventana. María la seguía por el espejo retrovisor derecho y no daba crédito a la actitud de su hija. Según iban adentrándose por el interior, más feliz se la veía.

Llegaron al parking del Monasterio del Paular y según se bajaron del coche, Raquelita se puso en medio y agarró sus manos fuertemente. Comenzaron a andar y ella se dirigió hacia un lugar. Se dejaron llevar al ver que su hija había cambiado por completo. Era la primera vez que la veían sonreír, feliz, a gusto, pero sobre todo cariñosa.

El camino por donde Raquelita les estaba llevando dejó de ser suelo transitable para encontrar montículos de piedras. Los padres estaban algo asustados por donde les estaba llevando su hija, pero no dijeron nada y la siguieron.

Hubo un momento que la perdieron de vista y se asustaron muchísimo. David se adelantó para ir a buscarla y  se encontró a Raquelita metida hasta la cintura en un río.

Cuando llegó María a la altura de David le agarró de la mano y se pusieron a llorar.

—Papis, papis: Ninan Sunan Pap. —luciendo la mejor sonrisa del mundo.

Saltaba como una niña y no paraba de reír y reír. Gritaba de emoción y se agarraba a las piedras.

—Mami, papi, venid conmigo. Quiero presentaros a mis amigos: La naturaleza.

Después de veinte minutos en shock y lágrimas de felicidad, no se lo pensaron dos veces. Dejaron la mochila al lado de una pequeña ladera de piedra y se aventuraron a saltar como niños en el agua.

No paraban de llorar y de escuchar a su hija que no paraba de hablar. Después de treinta minutos, Raquelita decidió salir del agua y sentarse en la ladera. Bebió de su botella favorita y se puso al sol. No dejaba de mirar el agua y haciendo una señal a sus padres, ambos se sentaron a un lado de su hija.

—Papis, Ninan Sunan Pap es el saludo a la  naturaleza. Me comunico con ellos mediante su lenguaje.

Me dicen que la enfermedad que yo tengo es única en el mundo y nadie nos dará la solución. La única cura que tiene, es que viva cerca de un río muy rocoso como este, porque mi conexión cerebral está conectada a la naturaleza.

También me dicen que podéis grabar y llevar agua del río y algunas piedras. Podéis hacer  una pequeña fuente en mi habitación y así estaré en contacto con la naturaleza. Eso sí, me dicen que lo mejor, es que vivamos pegados al río.

—Raquelita ¿Por qué no nos has dibujado algo para que pudiéramos entenderlo y haber venido antes? —Le preguntó su madre.

—Papis, porque solo hablo en esta naturaleza. Gracias a ella, ahora puedo contaros todo. Por cierto ¿podéis dejar de llamarme Raquelita?

Se miraron los tres y comenzaron a reír como locos.

— ¡Os quiero mucho!—Les contestó Raquel a sus padres, mientras les daba un abrazo y un beso gigante.

Ya es hora de irnos, me dicen mis amigos.

Hasta pronto Ninan Sunan Pap


Gilda FLawan

38 comentarios en “Ninan Sunan Pap”

  1. Es una realidad… los mayores tenemos que salir de nuestra mente y volver a ser niños porque es tan sencillo!! Me ha encantado. Abramos la mente

  2. Y si quizás, ¿lejos de pasar algo a Raquel, son los demás los que tienen un problema y necesitan mucho más que gestos para comunicarse?. Tal vez la naturaleza en sí, no lo vea necesario.
    A veces es muy necesario pensar en nuestros orígenes, gracias por hacernos volver a ellos Gilda.

  3. Dejar tu realidad y acercarte a las realidades de los demás, genera empatía y te ayuda a comprender. ¡Bendita naturaleza llena de sonidos maravillosos!.
    Me ha encantado 💓, y he vivido el chapoteo de los tres con muchísima emoción 😃.
    ¡Gracias Gilda por tocar mis emociones!

    1. Moraleja:
      Aunque el problema nos angustie…tarde o temprano encontramos la solución, solamente una cosa no la tiene, la muerte.
      Muy bonito y tierno, Laura
      Gracias por hacernos pasar un buen rato.

  4. Buf! tela el tema que has tocado… lo has desarrollado muy bien, nos tendríamos que implicar más, vivir y aprender mil cosas de la naturaleza, esta historia por increible que sea, hace pensar mucho y se podria sacar mucho jugo de ella…
    acabo con unas palabras, no son Ninan Sunan Pap, son Mitakuye Oyasin.

    1. Eso es, La Paqui. Es tan simple como eso. La pandemia está haciendo que valoremos las pequeñas cosas. Involucrarte más con la familia y prestar mucha más atención. Sabia que te iba a gustar. Mil gracias por tu comentario. Besos

  5. De repente se me vino a la cabeza esta frase:”Las mejores cosas de la vida suelen ocurrir cuando no esperamos nada”, me ha gustado mucho❤️❤️

  6. La conexion como un ser de luz con el universo.. Raquelita es un angel que ha llegado a tu vida para enseñarte muchos sentimientos. La union de los seres humanos atraves de la energia. Esta es mi visión.
    Un abrazo

    1. Entre en el relato en el mismo momento de empezar , parece que estoy ahí , es fantastico , gracias , me parece que Dios te ilumina cuando escribes , Animo , me encanta 

  7. Excelente y sin palabras, menos mal que hay personas que hacen ver la importancia que tiene la naturaleza sobre nosotros, me ha encantado la imaginación que tienes, sigue así 😘😘

  8. Sencillamente precioso. Tenemos que encontrarnos a nosotros mismos, y así seremos imparables, invencibles. Me ha encantado. Te felicito de corazón.

  9. Interesante reflexión. No existe una única realidad. Desde luego la mía también está muy vinculada a la naturaleza, de ella venimos y a ella iremos.
    Me encanta Ninan Sunan Pap, un relato de gran sensibilidad donde puedes llegar a sentir lo mismo que Raquelita.
    Gracias

    1. La naturaleza es sabia y misteriosa. Esconde secretos que jamás llegaremos a entender. Aporta tanta energía y vida, que no sabemos lo afortunados que somos de vivir entre ella. Gracias por comentar. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete al boletín

Recibirás un email por semana

Con las cosas de Gilda