fantasy, clouds, woman

Vivir o morir, «that is the question»

 

 

¿Vivir o morir?

Hola, me llamo Tere y quiero contaros mi historia… o la que hubiera sido… ya no importa, la verdad.

Fran, mi novio, se sentía muy nervioso por la decisión que acababa de tomar. No sabía por qué, pero tenía un mal presentimiento, aunque esta vez, no tenía ninguna excusa para no ir. Era hoy o nunca.

Según se estaba poniendo el traje de la moto, un escalofrío le recorrió todo el cuerpo, dejándole un pequeño temblor en la mano derecha. «¿Sería esto una señal?» Da igual, tenía que ir, porque  hoy sería el día más bonito para mí y no me podía fallar.

Ya estaba vestido, cuando se acercó a su cajón y de él sacó una pequeña cajita que miraba todas las noches, y que no se atrevía a abrir.

—El día de hoy marcará un antes y un después en las vidas de ambos.—dijo en voz baja a la cajita.

Se disponía a salir a mi encuentro, cuándo se dio cuenta de que no se había despedido de su madre. Se dio la vuelta, la abrazó con tal fuerza, que la dejó helada, no obstante, ella no le dijo nada.

La última persona que la abrazó así, fue su amiga y nunca más volvió a verla con vida, pero prefirió no pensarlo para no hacerlo realidad.

—¿Ya te vas, hijo?

—Sí. Hoy se lo voy a pedir, mamá. Estoy atacado, es más, he tenido un mal presentimiento y creo que me va decir que no.

—Ya verás como no, cariño. Te quiere  con locura y será un sí. ¿Dónde la vas llevar?

—A la colina. Le encantan las vistas de allí y nos dan las horas muertas sentados, hablando y planeando cosas juntos; por ese motivo quiero que ocurra en ese lugar. Antes pasaré por la tienda y compraré algo de picar y alguna bebida. He quedado con ella allí. Que me dice que sí, lo celebramos, qué no, también.

Leer  Ninan Sunan Pap

—Vale, hijo. Ten mucho cuidado. Esta vez quiero pedirte un favor. ¿Cuando llegues a la colina me puedes mandar un WhatsApp y así me quedo tranquila?

—¿Maaaa? ¿De verdad? Vaaaale.

Con una gigantesca sonrisa se montó en su moto y se dirigió hacia la tienda. Fran estaba llegando, cuando un coche se saltó el semáforo y se lo llevó por delante.  Como un muñeco de los que utilizan para hacer las pruebas de choque de un coche, voló varios metros cayendo sobre el capó de uno que estaba aparcado. El sonido que produjo al caer su cuerpo contra la carrocería fue tan fuerte, que se hizo el silencio en la calle.

La escena era dantesca, daba la sensación de que estaban grabando una película. La gente corrió hacia él, pero solo podían mirar. Se oía el corre y dile de las personas. Otros grababan en tiempo real y lo subían a sus redes sociales… inaudito.

 La posición del cuerpo de mi chico era aterradora. Yacía boca arriba. La parte del tronco y las piernas hasta las rodillas, estaban sobre el capó. De rodillas hacia abajo, tocaban la ventanilla de la parte de atrás del conductor, y la cabeza con el brazo izquierdo, sobre la ventanilla del copiloto. El brazo derecho … no lo tenía.

Su corazón latía con dificultad, pero seguía trabajando, dando una mínima esperanza para que pudiera seguir con su plan, esa era su mayor preocupación.

Conocía perfectamente el protocolo cuando había un accidente y debía esperar a que viniera la ayuda. No sentia dolor, pero sí estaba mareado. Abrió sus ojos y la visera de su casco por el golpe se quedó levantada, con la gran suerte, que entraba aire fresco.  Le pareció raro, porque era verano. El día había amanecido muy caluroso.

Leer  Verano del 80.

Empezó a escuchar sirenas y gente a su alrededor, pero no alcanzaba ver a nadie. Me buscaba con toda la debilidad que sentía en el fondo de su alma, pero no quería que le viera en esas condiciones. Mientras luchaba por sobrevivir, una señora se acercó a su vera y con mucho cuidado, levantó con sigilo su cabeza. Lo que más la preocupaba, es que le llegara demasiada sangre.

La veía al revés pero le era muy conocida, le recordaba a su abuela. Esa mujer le transmitía una paz interior tan grande, que no quería que se separara de él.

Dos hombres se acercaron y poco a poco, le bajaron del capó del coche.  Le retiraron el casco y no sintió dolor. Comenzó a andar con firmeza, y sorprendido, algo le decía que era todo muy extraño. Se sentía perfecto… ¡Raro, raro!

Se paró de golpe y se giró, «aquí había trampa». Según se dio la vuelta, comprobó que la mujer que le había dado tanta paz, era su abuela. El chico que estaba junto a ella, era su hermano Samuel. ¡Imposible! ¡No puede ser cierto! Ellos están muertos. Mi hermano falleció en un accidente de moto hace ocho años y mi abuela hace doce años.

Al darse cuenta de que estaba con ellos, se echó a llorar de alegría. Se fundieron en un largo y maravilloso abrazo. Se sentía feliz y tenía muchas ganas de contárselo a su madre y a una servidora.

Su abuela con sus arrugadas manos, le acarició su cara. Había olvidado el olor y la suavidad de las mismas, se sentía dichoso. Él, la dejaba hacer, porque  recordó su infancia con ella y le llenó de ternura.

Leer  El milagro

Cuando terminó de acariciarle y besarle, le dirigió su cabeza hacia su lado derecho. Se quedó helado al comprobar que su cuerpo yacía justo encima del capó del coche. Se acababa de dar cuenta que estaba muerto.

Se le partió el corazón al verme en el lugar del accidente. Sí, allí estaba yo, de rodillas en el suelo y sin parar  de llorar. Entre mis manos tenía la cajita con el anillo. Fran vio como lo abría y me lo ponía. Comencé a darle ligeros besos y  lo apoyé en mi corazón. Levanté la mirada hacia el cielo y entre sollozos le dijo que sí.

Su abuela  le dijo lo siguiente:

—Querido, tengo la gran oportunidad de concederte un deseo, pero no te va a ser  fácil decidir:

Tienes la opción de volver a tu vida y venir a este mundo cuando te corresponda, o, puedes elegir que sea tu hermano el que vuelva. Tú, decides.

Fran no daba crédito a lo que acababa de escuchar de su propia abuela. ¿Cómo podía darle esa responsabilidad? Él no era quién para tomar una decisión de esa envergadura. ¿Cómo iba a saber si se estaba equivocando o no? Tome la decisión que tome, su madre iba a sufrir igualmente.

—Tengo una gran duda, abuela. Si decido que sea mi hermano el que vuelva ¿retrocederemos a su accidente?

—No puedo decirte nada. Solo tienes que darme una respuesta y apenas tienes un minuto, si en ese transcurso de tiempo no me das un nombre, ambos os quedáis conmigo.

Tres segundos faltaban para que saliera de sus labios un nombre y en el último segundo le dijo a su abuela:

—¿Qué te parece si pregunto al lector?

—Interesante. Me parece una brillante idea.—sonrió la abuela.

¿Quién quieres que vuelva a la vida y por qué?

 

Gilda FLawan

56 comentarios en “Vivir o morir, «that is the question»”

  1. Brutal. Me encanta. Una historia común muy bien narrada y descrita. Sentimientos encontrados y sensaciones a flor de piel. Lectura interactiva en el giro final. Inesperado y sorprendente. Enhorabuena.

    Para mi elección, que viva Fran. Su hermano hace 8 años que no está…

  2. Este tipo de relatos me encogen el ombligo… asi que elijo el final menos malo… suelo aplicarme siempre la frase de “lo hecho, hecho esta” y tambien me sirve para esto, mejor dejar a alguien seguir con su vida q recuperar a alguien que tienes asumido que ya no esta… besazo nena! 👏🏻👏🏻👏🏻

  3. Ay Gildaaa.. cuando comencé a leerlo dije ya está, éste no llega a destino.. pero conociendo los finales inesperados de Gilda voy a terminarlo..
    Y asi es.. final inesperado !!
    Pues creo que cada uno tiene su destino en esta vida y nadie tiene el derecho de cambiarlo..
    No se.. crel que diria yo abuela y sigue cuidando de mi hermano
    Joooo.. como eres!!! Me has dejado un nudo en el estómago jajaja

    1. Ay, mi niña. No era mi intención, pero me encanta que te hayas sentido así, eso es señal de que llego a tu corazón. Lo que más me gusta es haceros pensar, poneros en situación y que reflexioneis. Una semana más, objetivo conseguido.
      Un besazo.

  4. Vaya!! Los pelos como escarpias me has dejado. 😲 Me ha ocurrido cómo otra lectora: he pensado que el mal presentimiento va a ser que no llega a la cita. Claro que no llegó, pero no me esperaba ese giro en el final. Ha sido emotivo leerlo, no podía dejar de leer. Y en cuanto a quién me gustaría que regresara, voto porque sea Fran. Debe tener la oportunidad de continuar su vida. Ese accidente no solo truncaria la suya sino también la de Tere. Su hermano ya hace tiempo murió y en la familia ya está más asumido. A ver qué haces ahora… Impaciente por leer la continuación

    1. Mil gracias, Charo. Gracias por tus palabra sobre el relato. Sabes lo importante que es para nosotros.
      Me alegra haber conseguido que te metieras en el papel e inclusive no pudieras dejar de leer.
      Me gusta mucho saber vuestra opinión y más, cuál sería vuestra decisión sobre el final.
      De momento vais coincidiendo. Un beso.

  5. Me ha gustado, por que al principio parecía muy claro lo que pasaría y despues te da un giro interesante.
    En cuanto a quien elegiría, creo que seria a el, por desgracia el sufrimiento por la muerte del hermano ya estaba en el pasado y no eres tu solo, hay mucha mas personas contigo, como dicen los psiquiatras tu vida es tuya, pero condiciona a los que te rodean.
    Gracias poe otro interesante relato.

  6. A los presentimientos SIEMPRE hay que hacerles un sitio, pero la verdad, al hermano no le conocemos y. fran le queda un comienzo mágico de una vida en común, una oportunidad se merece.
    Gracias Gilda, lo consigues siempre.
    Un bs

  7. María Jesús Galindo

    Yo me cargo a Fran porque quiero pensar que la abuela sin decírselo le ha hecho un guiño y que si su hermano regresa, él tampoco morirá. Me ha encantado Gilda. Me he imaginado el cuerpo de Fran por la colina y me ha llamado la atención que, incluso hasta el último momento, quisiera preguntárselo a Tere. Es genial.

  8. Madre mía, Gilda, ¡me has dejado con los pelos de punta! ¡Pedazo giro más inesperado! Sobra decir que tu relato me ha encantado, la historia está narrada de forma espectacular y te mantiene en tensión.
    Elijo a Fran, quiero darles a los dos la oportunidad de vivir su amor.
    ¡Buen trabajo, sigue así! 😊😘😘

    1. Gracias, Mer. Me encanta saber que he llegado. Que sintieras ese poder que tiene las letras y trasladarte al mundo de los personajes.
      Todo el mundo está dando la oportunidad a Fran.

      Gracias por comentar. Un beso.

  9. Hola, soy Fran Loga, y por mí, regresen a la vida a mi hermano: me debe 500 euros y tiene que devolvérmelos.

    Ahora, en serio, difícil decisión, depende de «la letra pequeña», que la abuela no dice.

    Pero, apuesto por Fran, tiene muchos proyectos por delante, matrimonio inclusive con una chica especial.

    Magnífico trabajo y relato.

    1. Hola, Fran. Me alegra muchísimo que te haya gustado a pesar de matarte. Yo por regla general cuando mato, mato…ja ja ja. En esta ocasión, he querido que el lector tenga la última palabra.
      ¿Vivirás o morirás?
      Un beso.

  10. Gilda, ¡bonita historia! Me has emocionado, de veras. Me ha gustado mucho. Yo deseo que regrese Fran, pero… si su abuela le ha dado la opción de elegir, es por algún motivo. Su hermano debe volver, es un presentimiento. ¡¡¡Enhorabuena!!!

  11. Buenos días, empiezo así porque cada día tiene que ser un buen día, siempre digo que las casualidades no existen, y los presentimientos algo nos indican, que hagamos como Fran que si salimos de casa o nos vamos a dormir pues te despidas de la persona que haya, no te vayas sin decir nada o enfadado porque como le ha pasado a Fran quizás no pueda volver y seguro que si después vemos desde fuera de nuestro cuerpo la situación, daríamos lo que fuera para volver y que ese momento no hubiera acabado así porque la persona que se queda si que recordará sus últimos actos o palabras… Disfrutemos de cada segundo, minuto y momento, nunca sabemos lo que nos puede pasar y no sé si todos tendremos una abuela que nos haga esta proposición y nos deje volver.
    Creo que en muy pocas ocasiones soy egoísta pero quizá esta vez haga una excepción, regreso yo aunque sea con un brazo menos, mi hermano ya lleva 8 años fuera y mi madre con mucho dolor ya sobrelleva la situación pero si ahora vuelve él y yo no, creo que la pobre no lo entendería y le daría un patatús.

    1. Buenos días, Paqui. Así es, a los presentimientos hay que hacerles caso, por eso sigo a los míos desde que te conocí. 😊
      Yo también haría lo mismo con mi hermano, seria egoísta por una vez en la vida, pero volvería a la vida, eso sí, aprovecharía todo al máximo. Gracias por comentar. Un beso.

  12. Bueno pues los pelos de punta por que yo tengo a mi lado a un motero y no me gustaria pasar por ninguna situacion…
    Sin duda Fran, por desgracia su hermano se fue hace 8 años y aunque el dolor de una madre nunca se va, la madre seguiria sufriendo a por uno o por otro. Besete

    1. Hola, Toñy. En mi caso tengo a todos los personajes tal cuál. Un hermano y abuela en el cielo, o dónde estén y un motero en mi vida. Sí, se me puso los pelos de punta al terminar de escribir la historia. Me emocioné al poder sentir el abrazo de ambos, pero mi decisión fue regresar a Fran. Tiene mucho que vivir y su madre tiene asumido la perdida del otro hijo. Gracias por comentar. Un beso.

  13. Triste historia, la felicidad de una pareja rota por ese desgraciado accidente, pero como lo bonito es fantasear con qué hubiera pasado de no haber ocurrido…me quedo con la vuelta a la vida de Fran que la historia continúe con un feliz desenlace. Espero tu próximo relato. ❤️❤️

  14. Otra vez acabo con un «no sé qué que qué sé yo», que no puedo con la vida… Es una historia trágica, pero como siempre, me la he imaginado con sus alegrías y su drama…
    Yo como la gran mayoría, elijo que viva Fran; aún tiene muchos planes por delante junto a Tere.
    Gracias por dejarnos poder elegir el principio del final de la historia. Me quedo espectante a tu sorprendente desenlace ☺

  15. Caray! Impactante! Que descripción del accidente, ufff! Menos mal que dejas que nuestra imaginación vuele. El final, ya que soy película sería…… Resucita hermano, así no han transcurrido los 8 años por eso la abuela no puede contar le nada, y la vida se repetiría y volvería a pedir matrimonio a la misma chica y la madre tendría a sus dos hijos.
    Una abuela no hace que un Nieto se pierda.
    Gracias por un buen rato y dejar volar nuestra imaginación

  16. Me parece un relato genial y sorprendente. La manera de redactarlo te lleva a vivirlo y eso es lo interesante. Felicidades
    Eligo a Fran porque ha de vivir más historias y realizar su sueño

  17. Excelente!!!!!, tienes la capacidad de mantener al lector en vela hasta el final, impresionante, yo no me quedo con ningún final, a todos los finales les veo su parte buena y mala, indecisa,???? si, pero tiene que haber de todo🤣🤣🤣🤣, es la chispa de la vida, eres muy buenaaaaa, sigue así 😘😘😘😘😘😘, por cierto FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!!🎄🎄🎄🎄

  18. Sinceramente aunque sea un relato en parte triste (la imagen de la chica poniéndose el anillo y diciendo que sí entre sollozos me ha parecido desgarradora) a mí me conmovió y creo que por tu manera de narrar la historia le das la vuelta y lo haces muy bonito.

    Todo un acierto ese final interactivo que nos hace partícipes de la historia a los lectores. En parte cada historia que escribimos acaba perteneciendo a aquellos que nos leen y aquí lo has hecho totalmente realidad. En cuanto a la elección final mi vena fantástica me dice que debe resucitar el hermano. Como dices en el relato puede que vuelvan al momento del accidente y eso provoque que todo se resuelva. Además, normalmente en las historias, una acción de amor altruista suele conllevar una recompensa aunque con los finales que creas nunca sabes a dónde nos puedes llevar.
    En definitiva, enhorabuena por un relato muy bien construido, de esos que vives cada línea y con ese gran final que nos hace a todos partícipes.

    1. Muchísimas gracias, por tu comentario. Me anima, que, cada sábado intente superar el anterior.
      Sí, el final lo he hecho así, porque era vuestro momento. Ya era hora de que pudierais cerrar la historia a vuestro gusto.
      Un abrazo, compi de letras.

  19. Parecía todo muy predecible pero da un giro total.
    Yo creo que elegiría que volviera su hermano. Puede dar un nuevo giro. Si el hermano no muere la historia completa puede cambiar.
    Cambiaría toda su vida incluso su muerte que su hermano no hubiera muerto?

  20. Una historia triste pero bonita, con esperanzas de que vuelva a estar con su novia, le elijo a él, claro, su hermano ya hace tiempo que murió, y ya lloraron por él. Menudo susto para la madre si vuelve su hermano. Me gustan las historias que acaban bien, así que él vuelve con su novia y puede darle el anillo.
    Muy original Gilda
    Enhorabuena.

      1. Desde luego predecible no eres. Menos mal que son relatos cortos pues de no ser así tendría unas ojeras de no dormir que me llegarían a los pies.
        Pues yo elegiría al hermano, los 8 años vividos antes se le quedarían “solo” para él…… te imaginas?
        Muchas gracias Gilda

  21. Quiero que sea él quien vuelva a la vida, porque egoístamente me interesa seguir leyendo esta historia tan buena. Los hermanos no suelen ser lo mismo 🙂

  22. Ahora me quedo dándole vueltas a quien debe estar en un lado u otro. Elegir el estar con unos o con otros seres queridos.
    Ojalá nunca me vea en esa tesitura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete al boletín

Recibirás un email por semana

Con las cosas de Gilda